Reserva de horas

MESA CENTRAL 2 2362 5555
RESERVA DE HORAS 2 2362 5400

Clínica INDISA
Buscar 
Destacados

Tos convulsiva, cómo reconocerla y tratarla


Tos convulsiva, cómo reconocerla y tratarla


Esta enfermedad, infecciosa y sumamente contagiosa, afecta a las vías respiratorias provocando sensación de asfixia y ruido estridente durante la inspiración. Es contagiable a cualquier edad, pero los más afectados son los niños menores de cinco años.

La tos convulsiva, también conocida como tos ferina o coqueluche, ocasiona una tos violenta e incontrolable que puede dificultar la respiración de quien la padece. “Esta enfermedad se transmite a través de gotitas de secreciones respiratorias cuando uno habla, tose o estornuda. Su tasa de contagio es muy alta, pudiendo llegar al 100% en personas que mantienen contacto prolongado con un infectado, como por ejemplo con alguien que viva en la misma casa, compañeros de colegio, sala cuna o jardín infantil. Puede afectar a personas de cualquier edad, pero los más vulnerables son los niños menores de cinco años”, explica el Dr. Victor Aliste, broncopulmonar de Clínica Indisa.

Los síntomas iniciales son muy parecidos a los del resfrío, pero los episodios graves de tos comienzan 10 a 12 días después de los primeros síntomas. “La primera fase de la enfermedad se conoce como la etapa catarral, donde se observan estornudos, enrojecimiento de los ojos y fiebre leve. Después de una o dos semanas, se nota la evolución de la tos clásica a la crisis de tos violenta, sin interrupción y espasmódica, que suele terminar con una inspiración prolongada, acompañada de un silbido o estridor dado que cuesta respirar. Los episodios de tos pueden incluso pueden terminar con vómitos”, agrega Aliste.

Existen pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico, especialmente para descartar otras causas de tos persistente como crisis asmáticas, hiperreactividad bronquial post-infecciosa, secundaria a reflujo gastroesofágico, entre otras, explica el especialista.

Para el tratamiento de esta enfermedad, se usan antibióticos, los que pueden conseguir mejores resultados si el diagnóstico es temprano. En algunos casos, particularmente en el caso de niños pequeños, puede ser necesaria la hospitalización. “El tratamiento puede hacer que la infección sea menos grave si se comienza temprano, antes de que empiecen los episodios de tos. Además, también puede ayudar a evitar el contagio de la enfermedad”, agrega el Dr. Victor Aliste, broncopulmonar de Clínica Indisa.