Reserva de horas

MESA CENTRAL 2 2362 5555
RESERVA DE HORAS 2 2362 5400

Clínica INDISA
Buscar 
Destacados

Síntomas a los que hay que estar atentos por una posible diabetes


Síntomas a los que hay que estar atentos por una posible diabetes


La diabetes es una patología crónica causada por el exceso de glucosa (azúcar) en la sangre. Existen básicamente dos tipos: Diabetes Mellitus tipo 1 y Diabetes Mellitus tipo 2.

La diabetes tipo 1 se produce porque el páncreas no secreta una hormona denominada insulina, la que tiene como función ayudar al organismo a absorber, utilizar y transformar la glucosa de los alimentos en energía.

En cambio, la diabetes tipo 2 se genera por una producción insuficiente de insulina o resistencia del organismo a esta. En otras palabras, el paciente produce insulina, pero por diferentes mecanismos bioquímicos no cumple su función adecuadamente. Este inadecuado funcionamiento está en relación con el sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo.

“La diabetes Mellitus tipo 2 es la forma más común de diabetes en todo el mundo, representando cerca del 90% de los casos. Esto está directamente relacionado con el estilo de vida de las personas. La falta de actividad física -sedentarismo- y la alimentación rica en hidratos de carbono y grasas, son la génesis de esta enfermedad. Por esta razón, identificar el sobrepeso y la obesidad, es el principio clave para no verse afectado de por vida con ella”, explica el Dr. Edwin Schwartstein, diabetólogo de Clínica Indisa.

Para despertar la alerta, es indispensable reconocer los síntomas iniciales de esta patología. “Orinar frecuentemente y más de lo habitual son síntomas característicos. Esto ocurre porque los riñones filtran el exceso de glucosa en la sangre eliminando este exceso a través de la orina”, agrega el especialista. Debido a lo anterior, otra de las señales es sed intensa, como consecuencia de la pérdida de líquidos y sales a través de los riñones.

“También hay que poner atención al hambre. El cerebro envía señales para que la persona coma más y así compense la falta de energía. En consecuencia, el individuo siente hambre intensa, come más, pero no logra compensar el ingreso de glucosa a cada una de las células por la falta o insuficiencia de insulina”, puntualiza el Dr. Schwartstein.

Una persona puede perder entre cinco y diez kilos en pocas semanas o meses debido a esta anormalidad en la secreción de insulina. “Comer más de lo normal no evita la pérdida de peso que se puede presentar. Por eso, el organismo busca otras fuentes de combustible, como las reservas de grasas y proteínas de los músculos. Debido a esto también es el cansancio excesivo”, sostiene el Dr. Schwartstein.

Por otra parte, se puede percibir una disminución de la agudeza visual, que es causada por los altos niveles de azúcar en la sangre. “Es importante el diagnóstico oportuno, porque si la enfermedad lleva muchos años y no hay control adecuado, puede afectar los vasos sanguíneos y la retina derivando a un daño permanente de la visión”, explica. Otro de los síntomas de alerta es la cicatrización deficiente. “Esta dificultad se presenta como complicación tardía o crónica por la inflamación y obstrucción de vasos sanguíneos”, señala el Dr. Schwartstein.

Según el especialista, actualmente “el 70% de la población en Chile presenta sobrepeso, ello significa la antesala para producir diabetes tipo 2. De hecho, 1 de cada 8 chilenos aproximadamente ya están afectados por esta enfermedad”.