Reserva de horas

MESA CENTRAL 2 2362 5555
RESERVA DE HORAS 2 2362 5400

Clínica INDISA
Buscar 
Destacados

Qué hacer con los niños hiperactivos en vacaciones


Qué hacer con los niños hiperactivos en vacaciones


Enfrentar el verano y planificar las vacaciones puede ser un doble esfuerzo cuando se tiene un hijo hiperactivo. Te aconsejamos empezar desde ahora a planear qué hacer en los días libres, ya que la ausencia de rutina puede afectar de sobremanera a los niños que sufren de esta condición.

Los niños hiperactivos son aquellos que tienen una confusión en la forma en que canalizan su energía y descargan su motivación por hacer muchas actividades a la vez, lo que puede estar acompañado de síntomas cognitivos de dificultad de concentración y atención. En el aspecto conductual, se mueven continuamente sin un propósito claro, van de un lado para otro, comienzan una tarea, pero rápidamente la abandonan por otra que tampoco terminan.

“Es muy relevante que los padres comiencen a detectar tempranamente niños muy inquietos y ofrecerles alternativas desde edades tempranas, que los ayuden a manejar su confusión y logren con el tiempo no estar sobremedicados. Estas actividades sanadoras ayudan a que reequilibren su nivel de energía diaria. Un muy buen ejemplo son los deportes o clases de algún instrumento de música o de baile”, señala Josefina Guzmán, psicóloga de Clínica INDISA.

La primera recomendación es crear un calendario con todo lo que quieres hacer, con un plan A, B y C, y teniendo presente que el objetivo es mantener a los niños entretenidos y disfrutando del verano.

“Es natural que los niños aumenten su nivel de energía los días de vacaciones, y por eso le recomendamos a los padres mantenerlos en movimiento lo más que puedan, con deportes o juegos. Esto provoca tanto encuentros como desencuentros, el tema es saber cómo manejar y comprender esta etapa del año”, explica la psicóloga.

Para lograr unas vacaciones entretenidas y disfrutarlas al máximo es importante:

• Establecer una rutina para irse a dormir y levantarse, diferente a la del invierno, para que se haga más atractiva. Respetar los horarios.
• Planificar actividades al aire libre, ojalá todos los días.
• Tener cerca a un amigo sin trastorno hiperactivo, ya que eso aumenta la motivación y el autocontrol para portarse bien.
• Fomentar el deporte, sobre todo si es en equipo. Esto ayuda a consumir energía y luego facilita el descanso.

Es fundamental, también, procurar un espacio propio o con la pareja, para poder recargar energías y volver a manejar mejor las actividades de los niños.

Además, se recomienda evitar: 


• Los tiempos “en blanco”, como largas sobremesas con adultos.
• La televisión, consolas y videojuegos.
• Acostar al menor si no tiene sueño.
• Reducir o suspender los medicamentos sin consultar al especialista.