Niños

En general son benignos, y rara vez son síntoma de algo grave, sin embargo, es importante observar el comportamiento de los niños, la frecuencia e intensidad de los dolores.


En general son benignos, y rara vez son síntoma de algo grave, sin embargo, es importante observar el comportamiento de los niños, la frecuencia e intensidad de los dolores.

Los niños tienen dolores de cabeza parecidos a los de los adultos, y muchas veces es algo tensional del momento que se alivia con un analgésico infantil. Eso sí es importante ir tomando nota de la frecuencia y circunstancias ambientales en las que se producen estos dolores.

La causa más habitual es el exceso de tensión, por lo que se da más en épocas de pruebas y cuando hay más nerviosismo o estrés en la casa.

“Los problemas de visión también pueden provocar dolor de cabeza, por el esfuerzo que hacen los músculos de los ojos. Hay que fijarse si el niño ve televisión o lee muy cerca o si está mucho tiempo frente a pantallas, para descartar que sea producto de un esfuerzo visual mayor”, explica el Dr. Eugenio Saavedra, pediatra de Clínica INDISA.

Para evitarlos debemos dejar de lado los elementos excitantes como bebidas gaseosas y dulces, e intentar eliminar algunas tensiones de los niños. Quizás sea necesario revisar su rutina: ¿tiene muchas actividades extraprogramáticas?, ¿tiene horarios muy ajustados?, ¿hay altos niveles de ansiedad en casa?

Sea como sea, de todas formas, hay que mantener la calma, ya que rara vez el dolor de cabeza es síntoma de algo grave. Sin embargo, si el dolor de cabeza es una vez al mes o más, no se pasa con facilidad o es particularmente fuerte, es mejor agendar una hora con su pediatra.

Antes, debes tomar nota de información que será muy útil como el tipo y ubicación del dolor, cuánto dura y en qué momento del día se produce, además de algunos factores externos que podrían influir.

Noticias Relacionadas
Noticias Relacionadas

SUSCRIBETE A NUESTRO NEWSLETTER